En los últimos años se han realizado enormes esfuerzos e investigaciones para afinar las necesidades proteínicas de las vacas lecheras. Nuestra creciente comprensión nos ha llevado a reconocer dos necesidades proteicas clave en las vacas lecheras: la proteína degradable en el rumen (PDR) y la proteína no degradable en el rumen (PIR).

Sabemos que los aminoácidos (AA) disponibles a nivel intestinal proceden de proteínas microbianas, RUP y proteínas endógenas. Estas fuentes de proteínas se denominan proteínas metabolizables (PM). Desde el punto de vista metabólico, la vaca tiene necesidades específicas de aminoácidos (AA) individuales más que de MP per se. De hecho, los AA son los componentes básicos de la leche y las proteínas corporales y se consideran uno de los nutrientes más importantes en la nutrición de las vacas lecheras. Es crucial saber que muchos de estos AA necesitan ser suplementados en las dietas porque, sencillamente, no pueden sintetizarse lo suficiente para satisfacer las necesidades de las vacas productoras. Por eso se conocen como AA esenciales. El AA esencial presente en la MP en menor cantidad en relación con las necesidades de la vaca y se denomina AA limitante. Hemos visto que un aporte inadecuado de estos AA limitantes puede afectar a la producción de leche, proteína láctea y grasa, y comprometer otras funciones vitales del sistema inmunitario o reproductor.

 

Suplementos de metionina (Met) y lisina (Lys) como respuesta

La metionina (Met) y la lisina (Lys) han sido reconocidas como los primeros AA limitantes para las vacas lecheras lactantes en la mayoría de las prácticas de alimentación. Esto es fundamentalmente cierto porque las proteínas de los piensos tienen concentraciones más bajas de Met y Lys en comparación con sus concentraciones en la leche y la proteína microbiana. Por lo tanto, las raciones lácteas deben formularse para proporcionar a la PM los AA coherentes y necesarios para el mantenimiento, el crecimiento, la lactancia y la reproducción.

Podemos mejorar la eficiencia del nitrógeno (N) maximizando de forma importante el MP producido y utilizando RUP de alta calidad. Ambas estrategias consiguen una mayor calidad en la MP que puede llegar al intestino delgado.

Los aminoácidos protegidos en el rumen (RP-AAs) son la forma más rentable de proporcionar AA limitantes. Aunque estas fuentes difieren en la tecnología de protección utilizada (recubrimiento graso, recubrimiento sensible al pH, protección química o análogos), debemos conocer la verdadera biodisponibilidad de Met y Lys de todos estos suplementos y elegir los AA más metabolizables por su precio. Las dietas de proteína bruta (PB) de gama media no pueden satisfacer las necesidades de Met o Lys utilizando ingredientes alimentarios. Por lo tanto, es necesario utilizar RP-Met y RP-Lys. Sorprendentemente, Met y Lys trabajan al unísono. Ambos AA son necesarios en nuestras dietas para una alimentación mejor y más precisa, logrando el máximo rendimiento productivo y una adecuada salud animal sin sobrealimentar con proteínas. Los beneficios de equilibrar los AA son infinitos si los nutricionistas y productores lácteos están dispuestos a adoptar y aplicar el concepto siempre que sea posible. Las mejoras en términos de producción lechera, reproducción y salud animal compensarán cualquier coste adicional.

Mejora general del rendimiento de los animales

Desde el punto de vista de la investigación nutricional en la industria láctea, existe un mayor interés por reducir la excreción de N y la posibilidad de reducir la PC de las dietas para rumiantes con una formulación más precisa. Existe una gran oportunidad para que los rumiantes produzcan de forma más eficiente mediante una mayor utilización de las proteínas y una menor excreción de N, lo que tendría un gran impacto -si no el mayor- en la rentabilidad y la sostenibilidad de las explotaciones. Según nuestra experiencia en Kemin, cuando la nutrición AA se lleva a cabo aplicando los últimos conocimientos nutricionales disponibles junto con los suplementos RP-AA adecuados (tanto Met como Lys), se observa una mejora del rendimiento animal y de la eficiencia alimentaria, lo que conlleva una mejor absorción de N y Fósforo (P) y una reducción de las emisiones de carbono.

Nutrición con aminoácidos para una producción sostenible y flexible

La aplicación del concepto de nutrición AA permite una mayor flexibilidad en nuestras formulaciones y una mejor localización de las materias primas, lo que se traduce en una reducción de los costes y una menor huella de carbono por kilogramo de pienso y leche producidos. El aumento de los precios de los piensos, su elevada volatilidad y su limitada disponibilidad son los retos que más limitan la viabilidad de las explotaciones lecheras. Como tal, la nutrición AA permite una formulación flexible a la hora de seleccionar o sustituir diferentes materias primas para piensos debido al precio o a la disponibilidad. Esta flexibilidad nos permite no depender demasiado de una o varias materias primas a la hora de diseñar las raciones para rumiantes lecheros. El objetivo de la nutrición de precisión es cubrir las necesidades nutricionales del animal evitando en la medida de lo posible aquellos nutrientes que el animal no puede utilizar. Y todo ello pudiendo utilizar numerosas materias primas sin depender excesivamente de ninguna de ellas. Además de eficiente, nos permitirá hacer frente a situaciones de disponibilidad limitada de materias primas o de excesiva volatilidad o inflación. Al aplicar el concepto de nutrición de precisión a la proteína, debemos cubrir las necesidades de N ruminal, el suministro de MP y los requisitos de limitación de AA, con los piensos proteicos disponibles y al menor coste posible que nos permita obtener un ingreso sobre coste de alimentación (IOFC) adecuado.

Resultados visibles

Se preguntará cómo es posible. No es de nuestro interés simplificar el ejercicio de formulación de AA, pero propongamos una dieta para una explotación de vacas lecheras que produce una media de 32 kg de leche con un 3,9% de grasa láctea, un 3,5% de proteína láctea, 150 días en leche y una ingesta objetivo de 22 kg de materia seca. Llamaremos a esta dieta Escenario 1. Esta dieta incluye dos alimentos proteicos principales: harina de soja y harina de colza.

Ahora, formularemos otros dos escenarios en los que tenemos limitaciones de una de estas fuentes: Escenario 2, con colza pero sin harina de soja, y Escenario 3, con soja pero sin harina de colza.

La figura 1 describe los ingredientes utilizados para la formulación de las tres dietas. El forraje utilizado y el contenido en minerales y vitaminas de las tres raciones son los mismos para las tres hipótesis.

Estas tres dietas (para los escenarios 1, 2 y 3) están formuladas para cubrir las necesidades nutricionales basadas en el modelo CNCPS 6.55 y eran isoenergéticas. Pero los escenarios 2 y 3 también satisfacen las necesidades de aminoácidos limitantes utilizando KESSENT® Me (RP-Met con un 80 por ciento de biodisponibilidad, Kemin Animal Nutrition and Health, Bélgica) y LysiGEM™ (RP-Lys con un 70 por ciento de biodisponibilidad, Kemin Animal Nutrition and Health, Bélgica). En el Escenario 1, la dieta no cumple con los requisitos de Met y Lys (90 y 93 por ciento, respectivamente), por lo que no estamos maximizando la eficiencia de la proteína y todos los beneficios que se pueden encontrar en la literatura científica ampliamente abordados. Este ejercicio de formulación que hemos realizado con sólo dos concentrados proteicos se irá mejorando a medida que dispongamos de más materias primas para nuestra formulación.

El futuro de la alimentación de las vacas

En pocas palabras, la formulación de Kemin con RP-AAs permite una mejor asignación de las materias primas disponibles, mejorando nuestra flexibilidad de formulación, a veces incluso a un coste inferior. Lo hacemos mejorando la explotación 

IOFC, reduciendo el coste por litro de leche producida y aprovechando las ventajas de la nutrición AA, como hemos mencionado.

Si desea obtener más información sobre las ventajas de las fórmulas lácteas flexibles, consultar nuestras referencias y leer sobre las dietas formuladas, póngase en contacto con su representante de Kemin. 

www.kemin.com/emena

por el Dr. Diego Martínez del Olmo, Director de Producto de AA y Director de Negocio de Rumiantes - EMENA, Kemin, Reino Unido

Noticias relacionadas

Últimos Videos

Próximos Eventos

Dejar un comentario

Su email no será publicado. Los campos marcados con (*) son obligatorios.

NEWSLETTER

PUBLICIDAD

Magazine

DESCARGA NUESTRA APP

QR Code

PUBLICIDAD