El impacto que pueden tener las plagas en las industrias de molienda y granos requiere poca introducción. En este artículo, se brinda una idea de algunos de los problemas actuales en el control de plagas, y expone los principales factores importantes para el sector.

Las ratas y los ratones aman el grano. Es uno de sus alimentos favoritos y se usa como base para una serie de venenos para roedores que vemos en el mercado hoy en día. Como resultado, la conservación del grano puede verse significativamente afectada si una infestación se apodera de silos o contenedores. En entornos vistos por los roedores como una gigantesca tienda de alimentos gratuita para todos, es importante que un controlador de plagas profesional aplique una variedad de habilidades para proteger los contenidos contra ataques.

Excluir ratas y ratones de las tiendas de granos debe ser la primera línea de defensa. Una gran parte de la prevención de plagas es pensar con anticipación e identificar posibles causas y puntos de entrada antes de que ocurran las infestaciones. Los profesionales no solo colocarán raticidas alrededor del sitio. También harán el trabajo de "prueba" para mantener las tiendas de granos a prueba de plagas. Esto podría ser tan simple como pegar lana de alambre en huecos o aplicar masilla a prueba de ratón. Hacer mejoras pronto creará un entorno hostil para roedores.

 Pensamiento conjunto

 Los resultados exitosos de este enfoque han provocado que más compañías presten servicios de Manejo Integrado de Plagas (MIP), y que trabajen más en colaboración con el cliente en lugar de aislarse para lograr una buena práctica. IPM construye una imagen completa de métodos preventivos efectivos que pueden ser entregados por una variedad de métodos que incluyen inspeccionar las instalaciones de manera rutinaria e informar sobre el estado de las infestaciones de plagas, organizar y llevar a cabo un programa de tratamientos, así como utilizar equipos de control de plagas o Productos químicos para controlar y eliminar plagas objetivo. Las buenas prácticas también hacen que se utilicen menos productos y que se adopten métodos y prácticas preventivas resistentes, lo cual es particularmente importante a la luz de investigaciones recientes.

 El problema de la resiliencia.

El BPCA ha destacado la importancia del control experto de plagas durante muchos años, y un informe revelado este año ilustra claramente por qué es tan importante. Un estudio realizado por la Universidad de Reading reveló una nueva generación de ratas portadoras de una mutación genética que las hace resistentes al veneno convencional. El informe, encargado por la Campaña para el Uso Responsable de Rodenticidas (CRRU, por sus siglas en inglés), ha identificado "el alcance masivo de la resistencia del L120Q en el centro sur de Inglaterra".

Si bien el informe destaca la situación en la región, deja claro que los datos no están disponibles para el resto del Reino Unido. Eso significa que la resistencia está en especies de ratas a lo largo de una franja del país. El informe también afirma que las ratas sin la mutación genética están siendo eliminadas por un veneno, por lo que las especies resistentes están tomando su lugar, dejando una creciente población de razas puras resistentes.

Este aumento de la resistencia podría deberse a una serie de factores, y es muy probable que la propagación se haya acelerado mediante la aplicación de raticidas, por parte de aficionados que lo hacen ellos mismos o que emplean a una persona no calificada para tratar de resolver el problema. Vinculado a la resiliencia está el tema de la responsabilidad. En su blog reciente, "Plagas en granjas y en tiendas de granos", Martin Cobbald, Director de una compañía miembro de BPCA, habló sobre este enfoque y proporciona información sobre las reglas de CRRU, que estipulan que si se reprime el raticida, solo debería ser en respuesta a una infestación en vivo.

Martin informa que si se deben usar los raticidas, entonces se debe realizar una evaluación ambiental adecuada del sitio para ayudar a prevenir el envenenamiento secundario, y que los raticidas nunca deben usarse con fines de monitoreo, ya que esto podría causar un riesgo indebido de daño al medio ambiente circundante. Esto, dice, esto lleva a las visitas mensuales como mínimo y, sobre todo, un gran enfoque en la verificación y la gestión del hábitat.

  Las implicaciones

Todo esto apunta al hecho de que los problemas de plagas deben abordarse de frente para evitar un problema que tenga todo el potencial para convertirse en un problema de gran preocupación nacional y es vital que la industria de granos y molienda, así como sectores que pueden sufrir un impacto significativo actividad de roedores, tomen los pasos correctos ahora y esté protegido profesionalmente para evitar un desafío en los próximos años.

Claramente existe el impacto financiero de la pérdida de stock. Así como las ratas y los ratones que comen a través de los alimentos, esto puede manifestarse de otras maneras. Esto puede incluir la agrupación de insectos, que generan calor, lo que hace que el producto se eche a perder y, por lo tanto, desperdicie el stock. Otros temas a considerar incluyen las implicaciones de seguridad causadas por los cables de electricidad masticados, así como los peligros del uso indebido de raticidas, en particular en relación con los problemas de resistencia mencionados anteriormente. Sin embargo, uno de los factores más importantes es, obviamente, la seguridad alimentaria. Hay muchas maneras en que esto puede verse comprometido por una infestación de plagas.

 Estar protegidos profesionalmente

Es un requisito legal que los productos alimenticios estén protegidos contra plagas y posibles contaminaciones, de acuerdo con la Ley de Seguridad Alimentaria. El control profesional de plagas debe considerarse como una herramienta vital para cumplir con esta legislación. El método más eficaz para garantizar la protección y el cumplimiento es introducir un programa de ciclo de mantenimiento de manejo de plagas, con una actividad regular y específica realizada por un profesional de administración profesional.

La propuesta del ciclo de mantenimiento del manejo de plagas se integra en las operaciones programadas de una organización para ofrecer valor y tranquilidad. Además de atacar a los roedores, los profesionales del manejo de plagas también pueden abordar otras plagas problemáticas en los silos y contenedores de granos, incluida la amplia gama de polillas, escarabajos y gorgojos que atraen, para garantizar una protección completa.

A través del desarrollo de un programa de ciclo de mantenimiento de rutina, se puede crear una imagen completa de controles preventivos efectivos y se pueden introducir acciones relevantes. Esto incluirá inspeccionar las instalaciones de forma rutinaria e informar sobre el estado de la infestación de plagas, organizar y llevar a cabo un programa de tratamientos, así como utilizar el equipo y las técnicas más recientes para controlar y eliminar las plagas objetivo.

AutorDee Ward-Thompson, Gerente Técnico de BPCA, RU

Fuente: Milling and Grain   

Noticias relacionadas

Últimos Videos

Dejar un comentario

Su email no será publicado. Los campos marcados con (*) son obligatorios.

NEWSLETTER

PUBLICIDAD

DESCARGA NUESTRA APP

QR Code

PUBLICIDAD