El Grupo Don Mario (GDM), dueño del semillero Argentino homónimo que en Sudamérica provee más del 45% de la genética de soja y que ya se expandió a los EE.UU, ahora pondrá un pie en un mercado lejano pero a la vez prometedor: China

En mayo del próximo año, la firma con sede en Chacabuco, comenzará a evaluar allí unas 300 variedades de la empresa y lo hará en las provincias del norte de ese país. Si todo va bien, para el 2021 o 2022 la compañía saldrá al mercado con variedades comerciales. Si bien China importa soja transgénica (proyecta 84 millones de toneladas este año) a nivel interno no utiliza materiales genéticamente modificados para las 8.2 millones de hectáreas que siembran sus productores. En rigor, Don Mario hará su primera avanzada con soja no transgénica.

"Harbin es la ciudad donde pensamos instalar nuestra base, ubicada en la provincia de Heilongjiang. Esta provincia y la de Julin, que está más al sur de Heilongjiang, conforman el nordeste chino", explicó Marcos Quiroga, quien se desempeña como Director Global de Investigación. Hay una región en Rusia llamada Lejano Oriente, limítrofe con la provincia de Heilongjiang que se considera relevante para e desarrollo de la soja. Don Mario viene haciendo desde hace dos años evaluaciones también en Rusia, aparte de Ucrania.

En este contexto, además de evaluar la genética del nordeste chino en los Estados Unidos, también lo hará en la zona cercana a Beijing.

La empresa ve oportunidades en ese mercado porque China está buscando en una mayor producción propia de soja. Después de muchos años de incentivos al maíz, hay un cambio para incentivar precisamente a la oleaginosa que, vale recordar, es originaria precisamente de ese país. China comenzó a ponerle foco a un programa de  mayor producción propia en medio de la disputa comercial con los Estados Unidos, que le estaba vendiendo la soja - unas 35 millones de toneladas.

En la actualidad los rindes de soja en China promedian 1800 kilos por hectárea, los cuales son rindes bajos por cuestiones ambientales y de genética. Casi un 50 % viene por el lado de la genética, y en la empresa creen que tienen para aportar justamente por este lado, además del manejo.

"El objetivo central de GDM en China es evaluar la adaptación de nuestra genética allá, y en base a los resultados, armar una estrategia comercial. Nuestra hipótesis es que con la genética que vamos a introducir en China, podemos aspirar a un aumento importante en la productividad de más del 15%, comparado con las variedades que hoy se siembran", apuntó Quiroga.

En China, el mercado de semillas de soja está muy atomizado. La competencia no pasa por las grandes multinacionales, sino por organismos, universidades y centros de investigación vinculados al Estado. La empresa argentina enviará a un ejecutivo de Brasil, que será el encargado de armar un equipo propio en China.

En los Estados Unidos la marca Don Mario se lanzó este año, si bien ya la empresa había puesto ya un pie allí. En ese país posee estaciones de mejoramiento en Gipson City –Illinois ( Casa matriz)- Marion, Arkansas y Huchitson, Minnesota.

[caption id="attachment_3042" align="aligncenter" width="550"]                                      Equipo de Don Mario en los Estados Unidos[/caption]

En esta última ciudad realiza mejoramiento de sojas,  que agronómicamente son de los grupos 0 y 1y que son de los que se adaptan a latitudes altas como la zona de Harbin en China, por ejemplo.

Esa clase de soja representa hoy el 46 % de lo que se siembra en ese país, seguidos por los grupos 3 y 4, semejantes a los utilizados en la pampa húmeda. Así como los 0 y 1 se probarán en el nordeste chino, los 3 y 4 se evaluarán cerca de Beijing. La semilla que se llevará  a China se está produciendo en contraestación en Chacabuco.

Además de avanzar con la soja en ese mercado, la empresa apunta a establecer sinergias con empresas chinas para la inteligencia artificial y la ciencia de datos. En la Argentina, entre otras novedades, la firma está trabajando con edición genética  - nueva tecnología para el desarrollo de cultivos- y podría tener sus primeros productos en cinco años.

Autor: Fernando Bertello

Fuente: La Nación

Noticias relacionadas

Últimos Videos

Dejar un comentario

Su email no será publicado. Los campos marcados con (*) son obligatorios.

NEWSLETTER

PUBLICIDAD

DESCARGA NUESTRA APP

QR Code

PUBLICIDAD